Muchas veces creemos que hay que  llevar a nuestros hijos a terapia psicológica cuando ocurren acontecimientos importantes dentro de la familia como muertes, separaciones, entre otros. Pero si existe el apoyo y la atención adecuada, estas situaciones de crisis se pueden enfrentar mediante las herramientas personales que cada ser humano posee, lo cual significa que muchas veces tenemos las capacidades para hacer frente a estos acontecimientos de manera correcta, sin embargo, algunas de las estas herramientas de afrontamiento no son las más idóneas, lo cual generan una serie de consecuencias en el diario vivir.

Terapia Psicológica

Por lo mismo es necesario ir a una terapia psicológica cuando notas que en situaciones de crisis o en cualquier situación cotidiana, algo está interfiriendo con el normal funcionamiento en una o más  de las  áreas de la vida, esto  ya sea en el contexto social-laboral, familiar y/o individual.

Cuestionario previo de llevar al menor a terapia

Ante lo ya señalado, dejo algunas de las preguntas que debes hacer para saber si tu hijo necesita asistir a terapia:

  • ¿Te sientes incapaz de brindar el suficiente apoyo a tu hijo en la situación de crisis?
  • ¿Ha tenido dificultades contantes con su grupo de pares? (amigos, compañeros, parejas).
  • ¿Ha tenido más de una dificultad con personas que representan un rol de autoridad en su vida? (profesores, directores, padres, entre otros )
  • ¿Presenta de manera insostenible dificultades para relacionarse con alguno de los integrantes de la familia?
  • ¿Ha presentado durante las últimas semanas trastorno del sueño?
  • Notas que su inseguridad le afecta de manera personal y/o social.
  • En el último tiempo ¿A presentado disminución o aumento brusco del apetito y/o de peso?
  • ¿Presenta dificultades escolares? (bajo rendimiento, problemas de concentración, problemas de memoria, llanto, baja motivación, aislamiento social).
  • ¿Demuestra impulsividad o agresividad?
  • ¿Señala o notas disconformidad con su aspecto físico o psicológico?
  • ¿Durante las últimas semana a presentado cambios de ánimo?
  • ¿Posee miedos sin justificación aparente?
  • Ha presentado dificultades en el control de esfínter? Después de haber adquirido el aprendizaje nuevamente comienza
  • ¿Se enferma recurrentemente sin motivo medico?
  • Entre otros.

Es importante señalar que asistir a una psicoterapia es una oportunidad de crecimiento para nuestros hijos, para que puedan conocer su mundo interno, su personalidad, sus miedos  y sus necesidades. Es la oportunidad para mejorar y reelaborar conflictos internos, que permitirán armarse de herramientas para enfrentar la vida de manera saludable.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *